Medioambiente: El termotanque solar de Pedro

Lo construyó para un trabajo de la escuela y va a donarlo e instalarlo en la primaria donde estudió.

Pedro Magnacco se empezó a interesar por el funcionamiento del termotanque solar cuando tuvo que hacer un trabajo anual para la escuela de pedagogía Waldorf San Miguel Arcángel donde cursa 6to año: “Lo que me llamó la atención fue que gracias a la energía del sol puedas calentar agua. Me pareció algo que, por el calentamiento global, en el futuro se va a implementar cada vez más en las casas que se construyan”, puntualiza el estudiante de 17 años que va a donar e instalar su obra en la escuela de Hurlingham donde cursó la primaria.

Para realizar el termotanque, Pedro tuvo que recolectar y acondicionar una gran cantidad de botellas PET de plástico, latas de aluminio y envases Tetrabrik.

¿Cómo funciona el termotanque?
Esta compuesto de tres partes principales: una estructura que soporta todo el peso del artefacto; un colector por el que circula el agua que se calienta al recibir la energía del sol, pierde peso y sube a un tanque (en mi caso el colector es un sistema de caños que está aislado del clima por botellas de plástico PET recicladas); la tercera parte es ese tanque, que está arriba y colecta el agua caliente. Esta clase de termotanque utiliza la diferencia de temperaturas entre el agua que se calentó y la que sigue ingresando fría para hacerla circular por el sistema sin la necesidad de una bomba, hay otros tipos de termotanques solares que utilizan bombas.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es separador-gris-600.jpg

El termotanque solar de Pedro
Encontrá más de la edición #220

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es separador-gris-600.jpg

Para comenzar a construir el artefacto solar, Pedro necesitó ayuda del colegio, de sus padres, familiares, y amigos y también de la tutora que el colegio le pidió que consiguiera para que lo ayude en el proceso. “Una vez que tuve el diseño claro y supe lo que tenía que hacer, la construcción fue rápida. Lo más difícil fue recolectar y preparar los materiales reciclados”. En su ecológica empresa el inquieto estudiante utilizó 263 botellas de plástico, 180 latas de aluminio de gaseosas o cerveza que mejoran la captación de la radiación solar y 110 tetrabricks para aislar el colector.

Llegó la primavera, bienvenido el sol, bienvenido el futuro. hcxc

IG: @whitepilot_ph

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *