Danza: La magia del Colón

Foto: Alesso

Camila Bocca y Alejo Cano Maldonado integran el Ballet Estable del Teatro.

Camila Bocca nació en Santa Fe, tiene 23 años, comenzó a bailar a los 6, a los 16 fue a estudiar ballet a España y al regresar ingresó al Ballet Estable del Teatro Colón del que forma parte como bailarina solista.

Alejo Cano Maldonado comenzó a formarse en teatro a los 10 años, estudió en la Escuela Municipal de Danzas José Neglia de Morón, actualmente estudia Kinesiología en la UNAHUR y es bailarín en el Ballet Estable del Teatro Colón.

Camila y Alejo son pareja y desde hace un año residen en Villa Tesei, el barrio donde él vivió casi toda su vida y tiene un estudio de danza con su familia. Les preguntamos qué representa para ellos el principal coliseo argentino:
Camila: El teatro Colón me abrió las puertas en mi carrera profesional, por lo que sin dudas ocupa un lugar muy especial en mi vida. Me dio la posibilidad de crecer como artista, interpretar nuevos roles y mejorar mi carrera en muchos aspectos.

«…wow acá cantó María Callas, bailó Nijinsky, Nureyev, Baryshnikov, Bujones, Julio Bocca, Paloma Herrera…»


Alejo: El Teatro es mi segunda casa, me dio todo lo que tengo, me formó como persona y como bailarín.
Me hizo conocer el mundo, me abrió las puertas y me abrazó cuando lo necesité. Tuve la inmensa suerte de cumplir mis sueños de entrar al Instituto Superior de Arte y luego al Ballet Estable en el que trabajo desde el 2008. Primero estuve contratado y en el 2014 gané el concurso para estabilidad.
Me gusta la magia que rodea el teatro, las producciones que te hacen creer que estás en un castillo, en un campo, en otro país, la gente hermosa que trabaja adentro, técnicos, sastres, zapateros, utileros, maquinistas, sonidistas, fotógrafos. Y la posibilidad de conocer a grandes artistas y de aprender todos los días. Aparte esa cosa de decir, wow acá cantó Maria Callas, bailó Nijinsky, Nureyev, Baryshnikov, Bujones, Julio Bocca, Paloma Herrera, tocó Astor Piazolla, dirigieron los mejores directores, estuvieron las mejores orquestas, bailarines, cantantes. Es un privilegio estar donde estoy.

¿Cómo viven el reciente regreso a la actividad del Ballet Estable?
C.B.: Esta pandemia afectó mucho al sector artístico. Sobre todo a los bailarines que nos encontramos de repente encerrados en casa sin posibilidad de ensayar, preparar una obra o tomar clases. No contábamos con el piso necesario, ni el material para seguir entrenándonos. Por lo que cada uno tuvo que adaptarse a su casa para poder al menos mantener un poco el training.
Hace pocas semanas pudimos volver a nuestro teatro y es como comenzar de cero, requiere mucho esfuerzo y sobre todo fuerza mental. Va a llevar un tiempo volver a la normalidad, tenemos que seguir trabajando con constancia para recuperar ese entrenamiento que necesitamos para volver al escenario. Estamos muy motivados porque realmente extrañábamos bailar, ensayar y a nuestro teatro.
A.C.M.: A mí me pone muy feliz que se haya podido volver a bailar, aunque me gustaría también que se pudieran hacer ballets completos con todos los bailarines de la compañía, pero hay que tener paciencia.

El hecho que sean los dos bailarines del Teatro Colón los convierte en una pareja especial.
C.B.: Nos gusta mucho trabajar en pareja, siempre somos una motivación para el otro. A veces, como en cualquier trabajo en pareja hay problemas, pero por suerte siempre podemos resolverlos.
A.C.M.: Tenerla a ella a mi lado me hace mejor bailarín y mejor persona. Por suerte cuando llegamos a casa nos desconectamos de todo y casi no hablamos de ballet. Nos apoyamos mucho y nos complementamos súper bien.

«…Hace pocas semanas pudimos volver a nuestro teatro y es como comenzar de cero, requiere mucho esfuerzo y sobretodo fuerza mental…»

¿Bailaron juntos?
A.C.M.: Hemos bailado juntos y nos llevamos re bien en el escenario, ojalá podamos repetir cuando se pueda. Es muy fácil bailar con ella.

¿Cuál fue la experiencia relacionada a la danza que más los marcó?
C.B.: Lo que más me marcó fue haber entrado al Ballet. A partir de ahí fueron incontables las experiencias increíbles que viví, trabajo con coreógrafos increíbles y obras hermosas que desde chica eran mi sueño interpretar.
A.C.M.: Trabajar con Vladimir Vasiliev, que fue un bailarín estrella del Teatro Bolshoi de Rusia en su versión de Don Quijote donde hice el torero principal, y el hecho de tener un ídolo enfrente enseñándote, fue de lo mejor que he vivido dentro del teatro. Él me regaló una réplica pintada a mano y a menor escala del telón de fondo del 2do acto que también había pintado y me la dedicó en el dorso. La tengo en un cuadrito y me acompaña cuando estudio, a veces cuando las cosas no van del todo bien la miro y me pone contento. Otra experiencia muy valiosa fue trabajar con Julio Bocca en el ballet El Corsario, haber sido ensayado por él fue un lujo y un aprendizaje hermoso.

¿QuÉ eXpectativas tienen para este año?
C.B.: Esperamos que lo que queda del año sea súper productivo y podamos volver a subir al escenario. hcxc

IG: camibocca
IG: canomaldonado7

La magia del Colón
Encontrá más de la edición #220

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *