Centro CONIN Hurlingham

El desafío de nutrir y estimular

El objetivo de la Metodología CONIN es combatir la extrema pobreza y su consecuencia directa, la desnutrición. En el centro de la calle Gorriti colaboran docentes y alumnos de colegios de la zona.

(*) Publicado en revista casaxcasa en mayo de 2019

Hablamos con Mariano D’Onofrio, director del Centro de Sagrado Corazón de Jesús (SCJ) – CONIN Hurlingham de la Fundación Proyectos de Vida.

-¿Qué actividades desarrolla el Centro CONIN de Hurlingham?

-El SCJ es un emprendimiento social organizado en dos grandes áreas, que a su vez mantienen estrecha relación entre sí. El Centro CONIN trabaja en la prevención y tratamiento de la desnutrición infantil y el Centro de Desarrollo Integral, atiende la población que excede la etapa de la primera infancia, poniendo el énfasis en la educación.

CONIN Hurlingham atiende mujeres embarazadas y niños de 0 a 5 años. Un equipo profesional compuesto por Médico Pediatra, Nutricionista, Trabajadora Social y Psicopedagoga o Terapista Ocupacional, trabaja coordinadamente con el niño y la madre. Esta última resulta imprescindible en el tratamiento, siendo el principal agente sanitario y la base de todas las intervenciones que se desarrollan para la recuperación del niño. Es a través de ella que se busca la integración de la familia y de la comunidad.

El Centro de Desarrollo Integral está organizado en distintas áreas.

En la Educación se ofrece preparación en Lenguas, Matemáticas y también en Artes, Música y Teatro.

En la Afectividad se busca intervenir en la familia a fin de que se fortalezcan los lazos y vínculos en la crianza.
En el Emprendedurismo se promueve el trabajo a través de talleres de oficios, como la costura, el tejido y el desarrollo de la Huerta.

La actividad se desarrolla en una amplia casona que nos fue cedida por la Administración de Bienes del Estado (AABE). Con el generoso aporte de varios particulares y luego de algunos meses, se logró poner en valor la construcción que se hallaba abandonada y en varios sectores casi destruida. Así las cosas, comenzamos la actividad en septiembre de 2017 luego de un relevamiento realizado con las distintas profesionales.

En enero de 2018 sufrimos un incendio, por el que perdimos 65 metros cuadrados de techo.

Creíamos que era el fin, pero en un tiempo récord, y gracias a muchas almas generosas, reconstruimos aquello que tanto esfuerzo nos había llevado.

-¿Podrías resumir el alcance de Centro en números?

-Actualmente, entre el Programa CONIN, y otros como el de Complementación escolar y Talleres para madres, se atiende a una población de alrededor de 200 personas por semana y en la totalidad de centros CONIN distribuidos en todo el país se atiende una población de 6500 niños por semana.

-Contanos sobre el origen de la fundación y de los Centros CONIN.

-La Fundación Proyectos de Vida nació en 2002 con el objetivo de abordar el doble problema de la desnutrición y la falta de estímulo en los primeros años de vida, en tanto la primera infancia es fundamental para el desarrollo del ser humano.

CONIN (Cooperadora para la Nutrición Infantil) se fundó hace 25 años en la provincia de Mendoza.

Allí se encuentran el Centro Modelo de Prevención de la Desnutrición, como así también el de Tratamiento, más conocido como el “Hospitalito”.

Existen actualmente un poco más de 100 centros en todo el país. Todos ellos pertenecen, como en nuestro caso, a distintas fundaciones que a través de una franquicia solidaria, aplican la Metodología CONIN.

La Metodología CONIN se basa en el abordaje integral de la problemática social que da origen a la extrema pobreza y su consecuencia directa: la Desnutrición.

La eficacia del Método radica en el accionar sobre las causas, evitando el asistencialismo que muchas veces resuelve la urgencia pero no la raíz del problema.

«La necesidad económica existe, y en muchos casos es muy importante, pero la descomposición social es mucho más grave«

-¿Qué importancia le otorgan a la nutrición y a l a educación y cuál es la situación en nuestra zona?

-Nuestros chicos necesitan un importante trabajo en términos de nutrición y de estimulación, pero sobre todo necesitan el amor de sus madres; quienes muchas veces no lo recibieron de sus propios padres. En el SCJ procuramos nutrir el cuerpo, pero también el alma.

Algunos de estos niños nunca han tenido un festejo de cumpleaños y jamás alguien les ha leído un cuento.

El mundo se les hace extremadamente pequeño, porque su realidad no alcanza a trascender aquello que tienen cerca y que han visto desde pequeños.

Muchos no tienen confianza en sí mismos porque la realidad es para ellos siempre muy hostil.

La necesidad económica existe, y en muchos casos es muy importante, pero la descomposición social es mucho más grave. Varios de estos niños son víctimas de violencia y otras miserias mucho peores.

No obstante confiamos en la capacidad de la gente y trabajamos para afirmarlos en su dignidad. Sabemos que vencer la escasez económica es difícil, pero vencer la pobreza cultural es aún más arduo.

Para ello necesitamos mucha ayuda, porque vencer la pobreza económica y cultural es un desafío y una necesidad para todos.

Color humano: Centro CONIN Hurlingham
Encontrá más sobre Color humano

-¿Por qué en Hurlingham?

-En nuestro partido de Hurlingham el foco está puesto, independientemente de otras zonas a las que también llegamos, en el área de William Morris.

El Programa de Complementación Escolar alcanzó un gran prestigio en la zona, y no pudo por el momento satisfacer la demanda, ya se ha dispuesto una lista de espera.

Es muy importante destacar la plena inserción de esta iniciativa en la comunidad de Hurlingham, considerando que los equipos docentes están formados por alumnos, docentes y padres de dos destacados colegios del Partido.

-¿Cómo se puede participar o ayudar?

-Necesitamos mucha ayuda, y es necesario recalcar en este punto el numerosísimo grupo de voluntarios que conforma el SCJ, pero todo aquel que llegue será bienvenido.

Siempre se suman talleres y otras actividades que requieren la atención de los voluntarios. HCXC

Por Eduardo Fortunato

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *