Carlos «Pampa» Silveyra

Contra viento y marea

Carlos Silveyra nos habló de su vida, que transitó superando limitaciones y prejuicios.

*Publicado en revista casaxcasa, junio 2004

◊ Portador de sangre patricia, Carlos nació en la casa de su familia, una práctica que antes era habitual. Los Silveyra, antes de afincarse en Hurlingham vivieron en Tigre y Villa Devoto.

Un día su madre vio en el diario un aviso que decía: “a 11 metros al niver del mar”, era el anuncio de venta de una casa quinta en Hurlingham. El cansancio de la vida nómade por no tener una casa propia y lo interesante del argumento los empujó para venir a verla.


Carlos recuerda el día en que llegaron por primera vez a La Estanzuela: “Había un cartel grande de remate. La propiedad tenía 3.600 metros cuadrados, pertenecía a la señora de Quirno”.

Una vez convencidos de querer comprarla, su padre que era maestro gestionó un crédito en el Instituto de Previsión Social, eran tiempos del gobierno de Juan Domingo Perón.

Para poder obtenerlo logró que se sumaran su sueldo y los de sus dos hijos. El dinero les permitió comprar la antigua casa de la calle Ocampo y Ravel que más tarde sería declarada Patrimonio Cultural e Histórico del municipio.

«…lo primero que hice fue chocarme sin querer la silla donde me tenía que sentar para hablar con el director, le dije: ‘como usted ve estoy acostumbrado a llevarme el mundo por delante’»

La vida de Carlos estuvo marcada por la ceguera producida por una retinosis pigmentaria. Su historia es un ejemplo de lucha y superación.

En el interior de su estudio, situado en uno de los cuartos de techos altos de la antigua construcción, Pampa, el nombre con que lo llaman sus allegados, repasa algunos momentos de su pasado que lo marcaron:

“En el colegio primario andaba con el sueño fruncido porque me encandilaba el sol, al cruzar por el patio le tocaba la espalda a algún compañero para ubicarme porque veía borroso, lo que en una ocasión provocó pelearme con otro chico.

Cuando trabajaba en el colegio Nacional en Morón, donde me desempeñé como profesor de música, todavía tenía un dejo de visión, la fui perdiendo de a poco. Todo ha sido lucha, en mi vida, todo, todo.

El día que entré a trabajar a una escuela de Santos Lugares, yo había ganado un concurso para ese puesto, luego de llegar acompañado por una de mis hijas lo primero que hice fue chocarme sin querer la silla donde me tenía que sentar para hablar con el director, le dije: ‘como usted ve estoy acostumbrado a llevarme el mundo por delante’.

Con el tiempo descubrí que eso era una verdad, porque me había llevado por delante todo, basta que me dijeran esto no lo puede hacer para querer hacerlo, es amor propio.

Según supe después, el director se puso colorado. Al volver al día siguiente al colegio, él me dijo que fuera a salud pública y que no podía enseñar en la escuela porque era ciego.

Igualmente pude ejercer en la escuela. Le inicié juicio al rector, le gané y lo echaron. En su momento el caso salió en televisión”.

Historias de Hurlingham: Carlos «Pampa» Silveyra
Entrá a ver otras Historias de Hurlingham

-¿Cómo fue su relación con los alumnos?

-Fantástica, en todos los colegios fue fantástico. Si en la clase de música un alumno al pasar a dar una lección llevaba un libro con las notas de solfeo escritas, yo lo descubría, tenía fama de brujo.

Pampa tiene 82 años, aunque representa muchos menos (la entrevista fue en junio de 2004). Quizás debido al régimen estricto de comida macrobiótica que respeta a diario. Está casado con Josefina García Santos, con quien tuvo cuatro hijos.

Hace ya mucho tiempo que no puede tocar el piano por un accidente que tuvo en la casa en una época en que tenían un criadero de pollos.

“Fue un 15 de diciembre, me tropecé con un escobillón que estaba tirado en el piso cuando iba a darles de comer a unos pollitos recién sacados de una incubadora”, recuerda el docente, quien además de enseñar música dirigió un coro y estudió psicología en la Universidad de Buenos Aires donde se graduó de psicólogo clínico.

-¿Le resulta complicado trasladarse?

-Antes iba a la estación de Hurlingham por la calle pegado al cordón, ahora por la edad voy en remís, solía viajar hasta Palermo y después caminaba hacia la derecha hasta el poste de la parada donde tomaba el 60.

-¿Está en contacto con otros ciegos?

-Iba a la biblioteca de ciegos pero ya no voy más porque no tengo tiempo. Está por venir un chico que nació ciego, la familia negaba que lo fuese, no lo aceptaba. El tenía un quiosco de golosinas y lo vendió porque estaba cansado de que la gente se aprovechara en el vuelto o que le robara.

Al salir, Carlos nos acompañó por el patio sin usar el bastón blanco, así lo fotografiamos, así quiso salir en la foto.

Por E.F.

Color humano: Carlos «Pampa» Silveyra
Encontrá más sobre Color humano

28 comentarios en «Carlos «Pampa» Silveyra»

  • el 26 julio, 2020 a las 09:16
    Enlace permanente

    Soy Carlos Silveyra, el sobrino mayor de Pampa. Los felicito por la nota, muy lindo homenaje.
    Gracias

    Respuesta
    • el 27 julio, 2020 a las 00:44
      Enlace permanente

      Gracias Carlos, para nosotros fue muy gratificante poder hacerle una nota a Pampa.

      Respuesta
      • el 8 septiembre, 2020 a las 22:37
        Enlace permanente

        Hoy 8 de septiembre 2020 !!! fui alumna en el Dorrego ..y lo recuerdo !!! supo dar su impronta !!!! un Genio .

        Respuesta
    • el 27 julio, 2020 a las 01:28
      Enlace permanente

      Hola Carlos,.mi nombre es Susana Miller. Tu tío representa en mi vida uno de.los pilares que forjaron los.mejores valores en mi persona. Cada paso que doy, él está ahi. Ojalá aun esté en este plano. Yo me fuí a vivir al exterior cuando terminé el secundario y nos escribimos durante un tiempo. Daría lo.que fuera por intercambiar una.sola frase con él, interpretar para él una fuga de Bach que siempre tocaba en el viejo piano del Dorrego. ¿Será posible alguna imagen suya que me facilites?… Un.saludo grande. SM

      Respuesta
      • el 27 julio, 2020 a las 13:53
        Enlace permanente

        Hola Carlos. Mi nombre es Mónica Benitez y participé del coro que formó en el Dorrego. Solía acompañarlo hasta la parada del colectivo que tomaba mientras me empapaba de su sabiduría, hasta nos invitó un helado, íbamos con otros integrantes del Coro. Me emociona profundamente saber de él. Hoy soy docente también. Gracias!!!

        Respuesta
  • el 26 julio, 2020 a las 15:30
    Enlace permanente

    Me encantó la nota,fue mi profesor de música en el Dorrego, también canté en el Coro, cuando el lo dirigía,fui su jefa de cuerdas y también fue mi tutor en el proyecto 13.
    Se lo extraña.

    Respuesta
    • el 27 julio, 2020 a las 02:00
      Enlace permanente

      A la nota le faltó contar que cuando iba en el tren y se ponía a conversar, todo el vagón se callaba para escucharlo. Un gran narrador, y muy culto.
      Cuando uno lo encontraba en la calle y le decía lo acompaño profe, él te tomaba del brazo y te llevaba flameando.El caminar lento no era lo suyo.
      Los mejores recuerdos. Una gran persona

      Respuesta
  • el 26 julio, 2020 a las 18:19
    Enlace permanente

    Fue mi profesor en primer año del secundario.Ya era ciego.Lo admirábamos.Años después,solo con saludarlo,él sabía quienes éramos nosotros.Se aprendía las listas de alumnos de memoria y luego las identificaba con la voz de cada unos de nosotros.Un genio!

    Respuesta
    • el 28 julio, 2020 a las 16:21
      Enlace permanente

      Fue mi Profesor de música en el colegio Manuel Dorrego. Una persona de mucha sabiduría y un gran capital cultural. Gracias Profe!!

      Respuesta
      • el 29 julio, 2020 a las 11:55
        Enlace permanente

        Soy egresada del Glorioso Nacional de Morón.Promoción 1964 .Con emoción leí sobre mi profesor de Música del Colegio .Todavía lo recuerdo cuando escucho La Pasión según San Mateo de Bach .Lo vi por última vez en una reunión de Egresados que se hizo en el Dorrego .Me puso muy contenta por su reconocimiento en la nota .Gracias .Dora Susana González .

        Respuesta
  • el 26 julio, 2020 a las 19:37
    Enlace permanente

    Un verdadero ejemplo. Muy buen profesor. Inspiraba respeto y aprecio. Yo aprendí a disfrutar de un tipo de música que no conocía gracias a él, los conciertos branderbugueses. Mi cariñoso recuerdo para el.

    Respuesta
  • el 26 julio, 2020 a las 21:24
    Enlace permanente

    Que excelente lugar , historia viva de Hurlingham , de chico hice la escuela primaria en la 65* hoy Escuela 22 que esta a 100 metros de la estansuela. Una pérdida ENORME para la cultura del distrito. Triste que políticos inescrupulosos no se les ocurriera armar ahí un museo biblioteca para todos , solo se les ocurre dilapidar la historia para su beneficio personal.
    Gracias revista casaxcasa por el recuerdo en esta nota.

    Respuesta
  • el 26 julio, 2020 a las 21:48
    Enlace permanente

    Gran profesor de música del Colegio. Nacional de Morón

    Respuesta
  • el 26 julio, 2020 a las 21:55
    Enlace permanente

    Gran profesor de música del Colegio. Nacional de Morón . He sido su alumna y mis tres hijos también. Volví a encontrarlo en algún acto del Colegio cuando cursaban mis hijos. El me recordaba luego de muchos años. Buenos recuerdos.

    Respuesta
  • el 27 julio, 2020 a las 00:24
    Enlace permanente

    Maravilloso el Profe Silveira, nos llenaba de orgullo verlo venir hacia el colegio, siempre alguno de los alumnos , nos adelantabamos para acompañarlo y ayudarlo en la calle, el nos conocia a todos por la voz, ya sabia quien lo estaba acompañando…en los examenes, tenia un oido super desarrollado, se daba cuenta de todo, igual, lo respetabamos mucho, por que siempre tuvo buen trato con los alumnos, y nosotros lo tratabamos con afecto. un ejemplo, a pesar de su limitacion fue un gran profesor, se recibio de psicologo, creo que en la epoca que yo iba al dorrego ,èl ya estudiaba. me recibì en 1980

    Respuesta
  • el 27 julio, 2020 a las 00:57
    Enlace permanente

    También fui alumna en los años 73/74 Dorrego de Morón. Si un brujito además pasaban los años y encontrándolo en tren Sarmiento recordaba el timbre de voz y te reconocía .Sus clases eran un placer , condimentadas de vivencias

    Respuesta
  • el 27 julio, 2020 a las 11:09
    Enlace permanente

    Mi profesor de musica y coro en el Dorrego de Moron!!!!que grande!!!! Una persona inteligente por demas!!!!!

    Respuesta
  • el 27 julio, 2020 a las 11:35
    Enlace permanente

    Excelente persona y muy buen docente. Tenia una memoria envidiable, después de muchos años de haberme recibido, un día en la calle, me acerco ofreciendo mi ayuda, al decirle Profe, ahí nomas supo quien era, dudando unos segundo con mi hermano. Admirable.

    Respuesta
  • el 27 julio, 2020 a las 11:49
    Enlace permanente

    Fui su alumno en el Dorrego. Era un colegio excepcional y Silveyra estaba a la altura de la institución. Cuando nos juntamos todavía hoy a cuarenta años de egresar, «el profe» forma parte de nuestros recuerdos. Era mágico. Gracias por Bach Mozart y Schubert que en su humilde melódica sonaban por primera vez para nosotros!!

    Respuesta
  • el 27 julio, 2020 a las 18:42
    Enlace permanente

    Uno de mis recuerdos entrañables del Dorrego es el profesor Silveyra … como dijeron..oido privilegiado…contaba que escuchaba las hormigas en su casa..solo saludarlo sabia tu apellido..un Señor con todas las letras que admire y recordaré siempre, que lindo saber de el.

    Respuesta
    • el 29 julio, 2020 a las 19:20
      Enlace permanente

      Gracias por este recuerdo!fue mi profesor en el Manuel Dorrego y viajábamos juntos en el colectivo de Vergara,yo subía después de el y caminábamos charlando a la escuela!aprendí no solo sobre música sino sobre fortaleza y valentía!un abrazo!

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *